74 templos y 866 misas
   
Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Busca el horario de misa en cualquier templo o iglesia donde se celebre la Eucaristía

Fachada y cúpula de la Basílica de San Pedro (detalle), ss.XVI-XVII. Ciudad del Vaticano.

Evangelio de hoy

Martes XXXIII del tiempo ordinario

En aquel tiempo, habiendo entrado Jesús en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa». Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador». Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo». Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido».

Comentario: Rev. [...]
(Lc 19,1-10)

Santoral

San Edmundo

Nació en el año 841 en el reino de Estanglia (en el actual Reino Unido). Recibió la corona de manos de su hermano con 14 años. El nuevo rey gobierna con dotada sabiduría. Pero se inician incursiones piratas que siembran el pánico en la población, saqueando pueblos y, más fácil, monasterios y templos como el de Coldinghan, donde la abadesa santa Ebba fue degollada con todas sus monjas. Edmundo reúne como puede un pequeño ejército para hacer frente a tanta destrucción pero no quiere pérdidas de vidas inútiles de sus súbditos ni desea provocar la condenación de sus enemigos muertos en la batalla. Prefiere esconderse hasta que, descubierto, rechaza las condiciones de rendición por atentar contra la religión y contra el bien de su gente. Edmundo será torturado hasta la muerte siendo, por cierto, el último rey de Estanglia. Sus reliquias se conservaron en Bury Saint Edmunds, en West Sufflok (Reino Unido), donde en el año 1020 se fundó una gran abadía.


loading
X
Instalar