74 templos y 866 misas
   
Disputa del Sacramento (detalle), Raffaello Sanzio, 1509. Museos Vaticanos, Ciudad del Vaticano.

Busca el horario de misa en cualquier templo o iglesia donde se celebre la Eucaristía

Disputa del Sacramento (detalle), Raffaello Sanzio, 1509. Museos Vaticanos, Ciudad del Vaticano.

Evangelio de hoy

Domingo XXII (C) del tiempo ordinario

Un sábado, habiendo ido a casa de uno de los jefes de los fariseos para comer, ellos le estaban observando. Notando cómo los invitados elegían los primeros puestos, les dijo una parábola: «Cuando seas convidado por alguien a una boda, no te pongas en el primer puesto, no sea que haya sido convidado por él otro más distinguido que tú, y viniendo el que os convidó a ti y a él, te diga: ‘Deja el sitio a éste’, y entonces vayas a ocupar avergonzado el último puesto. Al contrario, cuando seas convidado, vete a sentarte en el último puesto, de manera que, cuando venga el que te convidó, te diga: ‘Amigo, sube más arriba’. Y esto será un honor para ti delante de todos los que estén contigo a la mesa. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado». Dijo también al que le había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa. [...] (Lc 14,1.7-14)

Santoral

Santa Mónica

Nació en Tagaste (África del Norte) en el año 332. Con el bautismo llegó su conversión y quería dedicarse a la vida de oración y soledad. Pero sus padres la hicieron casarse con Patricio, un hombre que no tenía ningún gusto por lo espiritual. La hizo sufrir muchísimo y tuvieron tres hijos. Su marido no era católico, pero el ejemplo de vida de su esposa logro su conversión, pero murió un año después de su bautizo. Enviaron a su hijo Agustín, que era muy inteligente, a estudiar a Cartago, fue alejándose de la fe y cometió pecados graves. Mónica le cerró las puertas de su casa por dar la espalda a Dios y dedicó años a rezar para lograr la conversión de su hijo. Cuando cumplió 29 años, Agustín fue a Roma a dar clases donde conoció al arzobispo de la ciudad, San Ambrosio, y le atrajo a la fe católica. Agustín, ya convertido, dispuso volver con su madre y su hermano, a su tierra. Pero Mónica ya había conseguido todo lo que anhelaba en esta vida y murió a los pocos días a causa de una fiebre. [...]

loading
X
Instalar